Post-una-frase-vale-más cámara en blanco y negro

Aunque no vamos a terminar el refrán como es habitual, lo cierto es que el contenido audiovisual tiene muchísimo peso en tu web y redes sociales. La elección de una imagen atractiva y potente puede ser determinante para que el usuario “haga click” en nuestra página y no en otra. Pero ojo, como siempre te decimos, no todo vale y debemos tener ciertos criterios a la hora de seleccionarlas.

Comenzábamos diciendo que no terminaríamos la frase hecha con la coletilla de “vale más que mil palabras”, porque debemos intentar compensar una cosa con la otra. Como te contábamos hace unas semanas, nuestros textos son indispensables para el posicionamiento, para aportar información y para la descripción del producto, pero también es cierto que la imagen será el primer impacto para nuestro público. Por ello, a la hora de elegir nuestras instantáneas será imprescindible que las fotografías sean de calidad, de lo contrario daríamos una apariencia poco profesional y eso, obviamente, espantaría a nuestros potenciales clientes.

Una buena calidad no quiere decir que tengamos “barra libre”, ya que también nos fijaremos en que la foto pese poco, porque de lo contrario haría que nuestra página tardara en cargar y el usuario “se aburra” y desista de visitarla. Somos impacientes a la hora de navegar, así que este detalle es vital. Además, el todopoderoso Google también tiene en cuenta este detalle, así que márcalo como “must have”. Y hablando de Google, debes saber también que las fotografías también son importantes para el posicionamiento; entre otras cosas, sus sistemas detectan si son de calidad, si están optimizadas y su atributo Alt corresponde con su descripción. Y he aquí un consejito, a la hora de ponerles nombre olvídate del típico “1.jpg” y utiliza algo más descriptivo tipo “camisetaroja.jpg”. Asimismo, te aconsejamos que a la hora de incorporar la imagen elijas la opción de que el usuario haga click encima para ampliarla y visualizarla con más detalle.

Esto en cuanto a la parte técnica. Sobre el contenido, debes tener en cuenta que las fotografías seleccionadas influirán en la imagen de nuestra marca. Márcate una línea estética determinada, intenta que tengan la máxima coherencia con tus contenidos, busca opciones originales y que visualmente resulten atractivas, sugerentes… y ve probando para descubrir qué tipo de fotografías atraen más a tu público objetivo, cuáles les llaman más la atención y les mueven a la acción.

Y ¿dónde buscarlas? Para las imágenes generalistas hay cientos de bancos de imágenes donde podrás buscar inspiración, algunos de ellos gratuitos o que simple que te piden una referencia a la autoría de la imagen. Depende del uso que vayas a dar a la imagen quizá debas plantearte comprarla o simplemente buscar una gratuita… Lo que nunca debes hacer es utilizar fotografías de la pestaña de “Imágenes” de Google, la mayoría de ellas están protegidas por derechos de autor y además resultarán poco originales.

Un punto y aparte merecen las imágenes de producto para tu tienda online. Aquí debes tener un extra de cuidado y mimo a la hora de elegirlas. Date cuenta que tu web será el escaparate de tu negocio; si tuvieras una tienda física ¿qué pondrías en el escaparate? Sin duda te esmerarías para que fuera lo más atractivo posible e invitara a entrar; pues en tu página pasa exactamente lo mismo, no creas que aquí cualquier cosa vale. De hecho, está demostrado que cuanta más y mejor sea la información que ofreces del producto (incluidas las fotos) mejores serán tus resultados de venta. Es una cuestión de confianza, piensa que online el cliente no puede tocar tu producto, así que ofrécele todas las facilidades, utiliza fotografías desde diferentes ángulos y también algunas imágenes en detalle. Para conseguirlas lo mejor es que apuestes por un profesional que tendrá en cuenta todo lo necesario para conseguir la mejor vista de tus productos: enfoque, ángulos, luz… Y recuerda que en Creative Studio también disponemos de fotógrafo para que tú no tengas que preocuparte de nada.